BIO

 

 

“Siempre me había gustado la fotografía, me dedicaba como diseñador gráfico y en el área de producción y post producción de vídeos ; cuando un amigo, reconocido y de gran trayectoria me invita como su asistente de iluminación fotográfico, es allí donde descubrí la pasión que sentía por este arte y después de ser su alumno, ahora podemos compartir grandes momentos y eventos juntos”.

La fotografía más que una profesión se ha convertido en una manera de vivir, marcando la diferencia al dejar una huella y captar el presente, lo que formará parte de la historia en el futuro.
A la hora de pensar en los preparativos de su evento, la fotografía debe ocupar el primer lugar, ya que es el único y mejor recuerdo vivo que tendrá de ese gran día.
Es importante elegir un fotógrafo profesional, que tenga la experiencia, la pasión, la dedicación, la calidad y la entrega con la que se cristalizará su evento. Preferir a alguien que se identifique con lo que se quiere, que valore cada detalle, para que pueda vivir y recordar ese instante especial que no volverá a repetirse.
“Todo esto no lo hubiese podido lograr sin mi gran maestro, Dios, mi proveedor, mi socio y mi amigo fiel. A él me debo y le doy infinitas gracias”